DIABETES

DIABETES MELLITUS (Azucarada)

La diabetes es una enfermedad clínico metabólica producida por un aumento de glucosa en sangre, que afecta a millones de personas con una tendencia alcista.

Aunque conocida desde hace siglos, es en los últimos 100 años cuando más se ha investigado y desarrollado tratamientos para combatirla.

La glucosa en la sangre proviene de los alimentos que tomamos y es la principal fuente de energía para nuestro organismo. La insulina, hormona que produce el páncreas, ayuda a que la glucosa de los alimentos entren en las células para transformarse en energía.

Casi con carácter epidémico a nivel mundial, la diabetes puede aparecer por una alteración metabólica con componente genético y adquirido siendo este más influyente. En muchas ocasiones las personas que sufren diabetes suelen decir que tienen “un poco alto en azúcar” pensando que realmente no se puede considerar como diabetes o que su caso es menos grave. Sin embargo, todos los casos de diabetes tienen su importancia y deben ser valorados.

TIPOS DE DIABETES

De manera general se puede decir que los principales tipos de diabetes son tipo 1, tipo 2 y la diabetes gestacional.

Diabetes tipo 1

La diabetes tipo 1 tiene un componente genético y es una enfermedad autoinmune. Existe un déficit de producción de insulina porque el sistema inmunitario ataca y destruye las células secretoras de insulinas del páncreas. Si no hay insulina no hay control de glucosa en la sangre. Este tipo de diabetes se diagnostica en niños y adultos jóvenes principalmente, aunque puede aparecer a cualquier edad. Su tratamiento consiste en la administración de insulina diaria. Tiene una incidencia muy inferior al tipo 2.

Diabetes tipo 2

Va unida en la mayor parte de los casos al sobrepeso/obesidad. Es el tipo más común de diabetes, casi el 90% de los casos diagnosticados son de diabetes tipo 2. Esta patología se produce  por la mala utilización de la glucosa periférica. La producción de insulina del organismo puede ser normal, pero no se utiliza porque se destruye o no actúa de manera adecuada. También puede ocurrir que el propio páncreas se vuelva insuficiente y no produzca la cantidad necesaria de insulina por agotamiento. Las personas más propensas a sufrir este tipo de diabetes son los mayores de 45 años, personas con sobrepeso y/o con antecedentes de diabetes.

Diabetes gestacional

Es un tipo de diabetes que afecta a algunas mujeres durante el embarazo. En la mayoría de los casos suele desaparecer una vez se ha dado a luz, pero también puede que no lo haga y se convierta en una diabetes tipo 2.

SÍNTOMAS DE LA DIABETES

Sus síntomas pueden ser algo difíciles de detectar por el paciente en sus etapas iniciales. No así en la diabetes tipo 1, por su intensidad. En cambio los de tipo 2 evolucionan muy despacio durante años y pueden ser tan leves que prácticamente no se noten. Así, muchos afectados por la diabetes tipo 2 no están diagnosticados.

Las 4 P responden a los principales síntomas de la hiperglucemia descontrolada: poliuria (micción frecuente), nicturia (micción nocturna), polidipsia (sensación de sed muy frecuente), polifagia (tener un gran apetito) y una pérdida de peso acusada que se da a pesar de haber aumentado la ingesta de alimentos por la polifagia.

Otro síntoma es la hipoglucemia o disminución de la cantidad de glucosa en la sangre que puede producir, ansiedad, mareos, temblores o cefaleas.  El organismo pide azúcar de manera inmediata y tan sólo hay que tomar un poco de azúcar para que nuestros niveles se restablezcan.

Ante estos síntomas, es importante acudir a un especialista Endocrino y realizar análisis clínicos para detectar la posible diabetes.

TRATAMIENTOS DE LA DIABETES

La insulina y algunos fármacos son los tratamientos para controlar esta enfermedad, junto a una alimentación saludable, dieta específica y la actividad física.

En los casos de diabetes 1, es necesario la administración de insulina debido a que el organismo ya no produce esta hormona. La diabetes tipo 2, se da en muchos pacientes con exceso de peso y simplemente con una dieta y cambio de hábitos alimenticios, unido a la realización periódica de ejercicio puede ser suficiente. También en este tipo de diabetes puede ser necesario el suministro de medicación de una u otra clase. Y por último cuando hablamos de diabetes gestacional el tratamiento es similar al de la diabetes 2. Se recomienda a la paciente control de su peso, hacer ejercicio y en su caso la administración de fármacos orales como la metformina, que puede tomarse con total seguridad durante el periodo de gestación y en situaciones determinadas, insulina.

Pero lo más importante es la prevención. La diabetes es al final una consecuencia de un estilo de vida determinado. Una alimentación poco saludable, la obesidad y sobrepeso, el estrés y la falta de ejercicio físico, son los factores de riesgo que hay que controlar para  prevenir su aparición.