¿Cuándo es el mejor momento para empezar una dieta antes del verano?

No hay ningún momento mejor para empezar una dieta adelgazante, aunque por razones sociales suelen elegirse las fechas posteriores a las Navidades o hacia la primavera, según se trate.

Sin embargo, si miramos a los animales, saben muy bien lo que tienen que comer. Así, cualquier gato, si tiene mucha comida siempre mirará, olfateará y solo elegirá lo que debe de comer para estar mejor. No necesita “aprender” a comer. Su propio instinto indica lo que necesita en cada momento.

Aspectos a tener en cuenta antes de ponernos a dieta

En las sociedades más desarrolladas, de forma de vida muy organizada, con largos desplazamientos, mucho sedentarismo y abundante estrés, la comida se ha convertido en una pausa agradable para volver al trabajo, pero también en una forma de disminuir la ansiedad. Por eso, no hay un tiempo determinado para iniciar una dieta, sino comer lo necesario para mantenerse con buena salud de forma habitual.

Alimentos que no deben de faltar en una dieta y alimentos que deben evitarse

La alimentación adecuada depende de muchas circunstancias. El sentido común indica que en invierno con temperaturas más bajas se deben de tomar alimentos más energéticos, más ligeros en verano y de manera intermedia en el resto de las estaciones.

Por otro lado, en los últimos 30 años, por la globalización, las diferentes tendencias culturales se han intercambiado y se tiende a comer de manera más similar en muchas zonas del mundo.

En verano, las grasas son menos necesarias y se deben de reducir prescindiendo de comidas grasientas y fritos que hacen lenta la digestión y aportan calorías innecesarias. En su lugar se introducen más verduras, hortalizas en forma de ensaladas, gazpachos y en formas frescas y crudas. Pescados y carnes al horno, plancha, vapor, wok o papillote. Frutas poco dulces y con mucha agua, como la sandía, que es idónea en este tiempo, beber más agua, infusiones, té frío… Evitar las bebidas alcohólicas y azucaradas, moderar el consumo de helados y comer de manera sencilla con horarios adecuados y 4 o 5 tomas diarias.

¿Qué plazo deberíamos de ponernos para conseguir el objetivo?

Los objetivos están en relación con la cantidad de peso a perder y de la persona que se trate. No es, por supuesto, igual perder 3-5 kilos o eliminar un sobrepeso pequeño que reducir una obesidad establecida con bastantes más kilos. No hay que poner metas muy rígidas en general, pero tampoco es adecuado dejar todo en el aire y decir que lo importante es llegar a la meta. De esta forma, es muy probable que los resultados sean muy decepcionantes. Hay que decir también, que en realidad, no es la dieta de verano lo importante sino mantener de forma habitual el peso adecuado.