JENGIBRE: RAZONES QUE TE ANIMARÁN A UTILIZAR ESTA PLANTA MEDICINAL

Sin duda, estamos ante uno de esos alimentos estrella, que, desde hace unos años, se ha convertido en habitual en nuestras tiendas y ya ha entrado a nuestras cocinas, haciéndose un hueco en muchas de ellas. Y razones no le faltan al jengibre, una planta medicinal rizomatosa que crece debajo de la tierra y en sentido horizontal, produciendo brotes y raíces hacia fuera.

 

El Dr. Alberto García Valdés, Jefe de Endocrinología y Nutrición Hospital San Francisco de Asís de Madrid, nos explica que su origen procede de los bosques húmedos de extensas áreas en India y China, donde se ha utilizado como complemento dietético desde hace miles de años y después en Europa, a través del comercio, siendo ya conocido por la medicina griega antigua. “En países como España, su consumo ha tenido un crecimiento exponencial a partir de sus supuestas acciones antiinflamatorias y en el sistema autoinmune”, nos explica el experto, miembro de TopDoctors. Es, de hecho, una de esas plantas que la farmacéutica Meritxell Martí siempre recomienda tener a mano, como la solución a muchos de los problemas estomacales que podemos tener, como pueden ser las digestiones dífíciles, así como los mareos. 

 

mujer tomando té

 

¿Cuáles son sus propiedades saludables más destacables?

Sin duda, estamos ante un producto con numerosas propiedades saludables. Y es que el jengibre contiene una alta cantidad de compuestos activos como aceites esenciales, gingerol, resinas oleosas, y otros que dan lugar a su especial sabor picante, algo amargo, que desaparece al cocinarse. Además, es rico en vitaminas A, C, del grupo B, sobre todo B6, y minerales como calcio, fósforo, hierro, magnesio, manganeso, potasio, zinc… “De su composición, derivan sus propiedades como analgésico, antiinflamatorio, vasodilatador, moderador de la tos, su eficacia frente a las náuseas y vómitos, protector digestivo y otras muchas de tipo antioxidante”, nos resume el doctor.

 

jengibre

¿Cuál es el motivo de su fama cada vez mayor?

En opinión del doctor, “todo lo natural “y ecológico” está de moda, por razones evidentes relacionadas con nuestro modo de vida, la destrucción del medioambiente, las prisas, la comida basura, el estrés, y el deseo de tener una vida más equilibrada. Para ello, la cultura oriental ofrece un enorme atractivo con su filosofía más natural, aunque tampoco carezca de problemas”. Este es uno de los motivos de su flamante éxito para el experto en Nutrición: “De ahí, la vuelta a alimentos poco conocidos en Occidente y con virtudes casi milagrosas de uso habitual en Oriente y medicinas como la acupuntura o hierbas exóticas. Hay una parte de realidad en todo esto, y el jengibre forma parte de ella”. El doctor no duda de que es un excelente alimento, pero no estamos, como con ningún otro producto, ante una panacea, y recuerda que en España también existen otras alternativas de hierbas medicinales con parecidas acciones saludables.

mujer tomando un té de jengibre

Cómo podemos sacarle partido?

Lo más habitual es incluirlo en infusiones pero, ¿de qué otras formas podemos sacarle partido y aprovechar sus propiedades? El doctor nos da la respuesta. “Como es conocido, el té de jengibre es la mejor forma de tomarlo, bien sea solo o con limón, cúrcuma, manzanilla o, por ejemplo, leche, pero desde Asia han llegado otras muchas maneras, añadiéndolo en polvo o muy diferentes comidas, desde sopas a ensaladas, verduras o pescado, también en zumo con frutas diversas, o en aceite y existen así mismo en cápsulas o comprimidos. Depende de los gustos y según se prefiera más picante o menos, o con un toque dulce”, nos dice.

 

jengibre, miel y limón

 

¿Se ha ganado por méritos propios la fama que tiene de ‘superalimento’?

Los expertos en nutrición suelen ser escépticos en lo referente a la calificación de ‘superalimentos’. “La realidad es que no existen los súper alimentos desde una visión científica, y en las diferentes regiones del mundo, hay alimentos muy valorados por sus buenas propiedades nutricionales. Así, por ejemplo, en España las lentejas o la naranja podrían ser considerados como tales, entre otros muchos como, por supuesto, el aceite de oliva”, matiza.

“Pero, en general, se utiliza el término ‘superalimento’ para referirnos a alimentos más o menos exóticos, casi siempre de origen oriental, novedosos, o poco conocidos en Occidente que vienen acompañados del calificativo de “ecológicos”, sin sustancias agregadas, y suelen ser semillas o productos desecados que acompañan a cualquier bebida o comida habitual.

Además, el marketing con el que se introducen favorece mucho el entusiasmo hacia ellos”, nos explica. Pues bien, con el jengibre considera que ha pasado lo mismo: es un muy buen complemento nutricional, habitual en Asia, que viene como novedad para nosotros.

“¿Superalimento? Cada cual puede utilizar el calificativo que quiera, pero entonces también habría que aplicarlo a muchos ya habituales como, por ejemplo, en nuestra dieta mediterránea”, concluye.