Al partir de finales del siglo pasado, con la mejora de las condiciones socioeconómicas, los casos de sobrepeso y obesidad fueron aumentando.

Al principio, se recurrió a, “comer menos y moverse más” pero, a finales de los años 90, se empezó a comprobar en los modelos dietéticos, la dependencia adictiva de los carbohidratos, consecuencia de los nuevos hábitos sociales.

En los modelos dietéticos, bajar los hidratos resultaba efectivo, pero se dejaba libertad para comer grasa y proteínas, con efectos negativos: hígado graso, dislipemias, cólicos nefríticos…por la sobrecarga hepática y renal. Después se redujeron las grasas, pero manteniendo las proteínas animales.

El ejemplo más difundido fue la dieta DUCAN, que también tuvo problemas.

La proteína animal los producía con cierta frecuencia por su menor facilidad digestiva, llevar grasas saturadas y necesitar más trabajo orgánico para eliminar los residuos orgánicos.

El paso siguiente se basó en la proteína vegetal, más ligera y de más fácil metabolización.

Sin embargo, muchos vegetales llevan hidratos de carbono y había que reducirlos.

Por ultimo, se llegó a la conclusión de que un régimen dietético adelgazante, en sus fases iniciales, debe llevar suplementos de proteína vegetal con poca proteína anima e hidratos de carbono.

Un ejemplo de dieta de proteína vegetal es Essential Diet, mediante la cual, podrás obtener fabulosos resultados