“Dietas rebote” es una frase muy utilizada desde hace muchos años. Es algo parecido a decir “no hay solución, se vuelve a engordar siempre”, como si hubiera algo en “el metabolismo corporal” que obligara a comer más y a recuperar lo perdido de nuevo.

En realidad, decir que las dietas tienen efecto rebote es una forma de esquivar o no querer ver la realidad, que es más compleja.

Nuestro modo de vida, con su elevado grado de estrés crónico, genera con frecuencia situaciones emocionales alteradas que se intentan compensar con métodos de recompensa de efecto placentero y sedante.

Pero esta compensación es transitoria y limitada y conduce a una situación adictiva, con su tolerancia o aumento progresivo y dependencia, pues se continua su utilización a pesar de conocer todos los problemas que pueden aparecer.

La adicción a la comida es un método de superación de la ansiedad y muchas personas pierden el control de lo que comen. Culpa de las dieta rebote?

Desde el punto de vista neuroendocrino puede decirse que hay cambios en los neurotransmisores y se llega a adaptaciones que cronifican el exceso de comida.

Sin embargo, no hay que rendirse. Igual que se puede adelgazar, también una actitud positiva e inteligente, con el apoyo necesario, vencerá al destructivo.

**Dieta Online–> Método Essential Diet